Qué me ocurre


¿Tu abdomen no ha vuelto a ser el mismo desde que diste a luz? ¿Te notas hinchada? ¿Tus digestiones son pesadas y se te abomba el vientre? 

Si estás leyendo esto es muy probable que te ocurran una o más de las siguientes manifestaciones clínicas:


  • Abdomen abultado, hinchado (como si estuvieras embarazada de 4 o 5 meses); aunque tu último parto ocurriera hace bastante tiempo ya.... 
  •   Digestiones pesadas, lentas, acumulación de gases.
  •   Dolor en la parte baja de la espalda, en la zona lumbar.
  •  Debilidad del suelo pélvico: con pérdidas de orina, relaciones sexuales molestas o incluso dolorosas, sensación de peso en la vagina.


¿POR QUÉ ME OCURRE ESTO?

2 de cada 3 mujeres que han tenido más de dos hijos, y un porcetaje muy alto de mujeres con embarazos múltiples (gemelares) tienen Diastasis de Rectos Abdominales.

La diástasis de Rectos es una separación no fisiológica (normal) de los rectos abdominales en el postparto. Es necesario que estos músculos se separen durante el embarazo para albergar al bebé, pero después se deben juntar  volver a su posición original para que hagan su función.

No es una lesión infrecuente; sin embargo la diástasis de rectos es la gran desconocida. Aún no se valora de manera sistemática en la revisión postparto, como estamos empezando a hacer con el suelo pélvico; sin embargo la repercusión de la debilidad del tono de la cincha abdominal puede tener consecuencias a corto, medio y largo plazo importantes para la mujer.


Vamos a enumerar las principales causas de la diástasis:


  • Abdominales clásicos, que aumentan mucho la presión intraabdominal.
  • Estreñimiento o tos crónica.
  • Cambio de peso de manera brusca, un aumento excesivo de peso hace que los rectos se separen.
  • Embarazos.